bienvenidos

Un pensamiento que cuesta,
o el combate de Marcel Légaut

Disponible también en:
[ Aproximaciones a Légaut ]

Thérèse De Scott, buena amiga y conocedora de las iniciativas de nuestra Asociación, nos envió en su día este artículo, que se iba a publicar, en una revista belga, como respuesta a una recensión del último libro de Marcel Légaut, escrito por éste en colaboración con ella. El libro, Vie spirituelle et modernité, se publicó en 1992 (dos años después de fallecer Légaut). Thérèse De Scott es especialista en la obra de Marcel Légaut, sobre el que ha publicado tres libros y varios artículos, además de haber impartido múltiples conferencias sobre su vida y su obra, tanto en Bélgica como en Francia.

El artículo de De Scott aborda la “dificultad” de Légaut, que era una objeción que hacía la recensión mencionada, y que es –más que nada– un tópico, un lugar común que se repite sin pensar, igual que calificar a Légaut de minoritario o de elitista por esa "dificultad". Thérèse De Scott le da la vuelta a esta objeción y descubre lo que tiene de excusa. Parte, para hacerlo, de una conocida afirmación de Bonhoeffer sobre el "precio" de la gracia, una paradoja. Del mismo modo que Bonhoeffer recuerda las exigencias del cristianismo frente a una “gracia barata”, De Scott recuerda las exigencias del cristianismo, en el plano del pensamiento, frente a una fe (o más bien creencia) que es barata o fácil caso de descuidar el pensar. Si Bonhoeffer critica un cristianismo fácil, basado en creer que, para serlo, basta con una mera adhesión ideológica a una determinada doctrina de la gracia y de la salvación, sin consecuencias en la vida práctica, De Scott, saliendo al paso de la objeción hecha a Légaut, elogia el esfuerzo reflexivo de éste (razón de de ser de su “rareza”, no de su elitismo); esfuerzo que contrasta con la pasividad con la que la enseñanza se propone normalmente a los cristianos, a los que sólo se les pide confianza, adhesión y obediencia. La “dificultad” de Légaut se torna, entonces, singularidad y valor intrínseco; tanto de un itinerario como de una obra, de los que De Scott expone, además, algunos rasgos.