bienvenidos

M. Portal,
testigo de la fe

Disponible también en:
[ Légaut por el mismo ]

En 1976, cuando se cumplieron cincuenta años de la muerte del abate Portal, Légaut, que había publicado ya varios libros, escribió dos artículos sobre su mentor. El primero de ellos fue este “Monsieur Portal, testigo de la fe”.

En él, Légaut establece primero una distinción capital: una cosa son las tradiciones que transmiten las instituciones y otra cosa es la Tradición que transmiten las personas; Tradición que no es de doctrina sino de espíritu, que no es de creencia(s) sino de fe, que no pasa de dirigente a grupo sino de testigo a testigo y de discípulo a discípulo. Después, enumera las cinco condiciones del testigo o del discípulo. Y luego expone la manera como Portal fue testigo de esta Tradición mayor. Por ejemplo, subraya la importancia que Portal daba a la amistad; así como que él era la discreción personificada (“más que plantar, sembraba”). Por último, Légaut insiste en dos rasgos muy de Portal: (1) una integridad de espíritu y una honestidad intelectual sin fisuras; y (2) que la plenitud del hombre pasa por asumir éste los lastres y las sombras de su tradición, religiosa y humana.