bienvenidos

Meditación sobre
la vida de M. Portal

Disponible también en:
[ Légaut por el mismo ]

Légaut, escribió un segundo artículo en 1976 con ocasión del cincuenta aniversario de la muerte de M. Portal. En él se fija especialmente en el significado de su figura en el ámbito del Ecumenismo, del que fue uno de sus raros precursores dentro del catolicismo de finales del siglo XIX, gracias al encuentro fortuito con lord Halifax y a la gran amistad que ambos anudaron.

Légaut, al hilo de su meditación, subraya, primero, la importancia de distinguir entre la gran historia, la de los personajes más aparentes pero que muchas veces no son los más importantes, y la pequeña historia, la de los que tejen verdaderamente el mar de fondo de lo real. En segundo lugar, amplía la idea de lo ecuménico. Habla de una unidad que apunta a lo universal y no a lo general y que trasciende la hipotética restauración de una uniformidad perdida. No «basta con unir dos (o más) rebaños enfermos y debilitados para conseguir un rebaño sano y robusto», dice. La obra de unidad trasciende lo sociológico y lo político; su fondo y horizonte es del orden de la fe y de «lo imposible necesario». Conforme al estilo de Jesús, se basa en la “grandeza humana” de cada uno; lo cual implica asumir la extraordinaria diversidad de lo humano; diversidad que pone en su sitio (segundo, si no secundario) la cuestión de las formulaciones y de las doctrinas.