bienvenidos

El desierto cristiano

Légaut, en este fragmento de 1970, emplea la conocida metáfora del desierto pero con un término real original. El desierto no está a las afueras sino en el centro de una sociedad de la que uno se aleja por trabajo interior; de forma que incluso el lenguaje, la forma de hablar, la comunicación se torna difícil. Resuena aquí el énfasis de Légaut en el camino solitario, aparentemente inútil, de un contemplativo como él, en cuyo itinerario un largo período transcurre en su retiro en el "desierto" de Les Granges.

[ M. Légaut: Creer en la Iglesia del futuro (1988) p. 131-136; Introducción a la inteligencia del pasado y del porvenir del cristianismo (París, 1970), p. 284-288 ]