Boletín
Julio 2019

 

SI NO PUEDE VER CORRECTAMENTE ESTE COMUNICADO, POR FAVOR HAGA CLIC AQUI

Queridos amigos y simpatizantes de la Asociación Marcel Légaut:

Continuamos con la tarea de ir subiendo periódicamente a la web los escritos publicados en los Cuadernos de la diáspora (CD) de años anteriores. Esperamos que la recepción de este Boletín sea una ocasión favorable para alguna relectura y para algún descubrimiento por su parte.
Cualquier comentario, reacción o sugerencia que nos envíen será de sumo interés para nosotros.

Domingo Melero
por el Consejo de Redacción de la Web


Desde este momento está disponible, en el CD-12, Domingo Melero: Légaut a la luz de tres españoles universales.

En noviembre de 2000 se celebró en Lyon un Coloquio Internacional sobre Légaut, con motivo del centenario de su nacimiento. En aquella ocasión, Melero, como miembro de la Asociación M. L. de España, habló de tres autores (Cervantes, Teresa de Ávila y Antonio Machado) que, a título de “españoles universales”, le ayudaron a realzar el valor de la vida y del testimonio de Légaut. Las salidas de Don Quijote a campo abierto y su célebre parlamento sobre la libertad (eco del erasmismo de Cervantes), Melero las relaciona con el “salir” de Légaut a la intemperie que se encuentra más allá del confort de la adhesión pasiva o ideológica a unas creencias. La voz que Teresa de Ávila creyó escuchar y atribuyó a Jesús, que le decía “Búscate en mí”, junto con una exhortación paralela de "Búscame en ti" que Melero sugiere, expresarían bien la captación interior de “su” Dios por parte de la santa, pareja a “una afirmación irrenunciable de su propio ser” que sería afín a las dos preguntas-eje de la búsqueda de Légaut: ¿quién soy yo y quién eres tú, Jesús? Esta doble pregunta sintetiza, pues, el sentido de “la amplia tradición reflexiva y de autoconocimiento propia del socratismo cristiano”, del que Teresa y Légaut son referentes fundamentales en el siglo XVI y en el XX. El surco en la tierra como imagen del renglón en el papel, tomada de Antonio Machado, es ocasión de hablar Melero de lo que, en Légaut, supuso la actividad de la escritura, así como del provecho que, aquí en España, sacamos los aficionados a Légaut del trabajo no sólo de leerlo sino de traducirlo, editarlo y comentarlo.

Su verso es dulce y grave: monótonas hileras

de chopos invernales en donde nada brilla;

renglones como surcos en pardas sementeras,

y lejos, las montañas azules de Castilla.

(A. Machado, CLX, vv. 9-12)