Disponible también en:
[ Textos de Légaut ]

Marcel Légaut: «LA CENA. Una reflexión sobre el cristianismo»

Trinidad de Rublev. Galería Tretiakov, Moscú

En 1977 se publicó en Francia Interiorité et Engagement, un libro que recogía tres textos de Légaut. El primero, lo publicó la AML, en el año 2000, como un librito aparte con el mismo título: Interioridad y compromiso. El segundo fue «La plegaria», que está disponible en el Cuaderno de la diáspora 7. Y el tercero es este que ya publicamos en el Cuaderno 9 y que ahora ponemos en abierto. Al igual que el anterior («La plegaria»), tiene forma de entrevista pero es una prolongada reflexión. De ahí el título y el subtítulo.
Para Légaut, la plegaria es una de las actividades centrales, si no la principal, en todas las tradiciones religiosas, mientras que la Cena y la conmemoración de la despedida de Jesús, ya cerca de su final, es la celebración específica del cristianismo, que se comenzó a realizar en el día primero de la semana por integrar también así el recuerdo de la resurrección. Para Légaut, la renovación de la última cena de Jesús es el momento privilegiado de la vida espiritual cristiana. Su sentido fundamental proviene del versículo que promete la Presencia: "donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, allí, en medio de ellos estoy yo" (Mt. 18, 20).
En la renovación de la Cena, a la luz de la vida y de la muerte de Jesús coronadas por la cruz del don total, el hombre de fe toma conciencia de sí, del sentido de su vida y de su misión, junto con otros seres también en vías de llegar a ser discípulos como él. En este sentido, y tal como dijo Légaut en alguna ocasión, no hay test más significativo de la vitalidad del cristianismo que fijarse en la manera de celebrar el Memorial de Jesús los cristianos. Por eso Légaut reflexiona en este escrito, entre otras cosas, acerca de las causas de la pasividad y del desinterés frecuentes hacia una celebración cuyo sentido ya no puede ser, en absoluto, el interés por la salvación individual de cada cual. Los encuentros entre cristianos deben ser un tiempo en el que avanzar y profundizar en el propio don y en la propia misión, es decir, en aquello para lo que hemos venido a este mundo y que nos convierte de cristianos de creencias en discípulos. De este modo, la reflexión de Légaut sobre la Cena se transforma en un balance del recorrido que ha conducido al Cristianismo hasta las puertas de la mutación cuya necesidad Légaut señaló en repetidas ocasiones.

[ Cuaderno de la Diáspora 09, Madrid, AML, 1998, págs. 1-103. ]