Disponible también en:
[ Suma de poquedades ]

Thérèse De Scott: La misión. Recuerdos de mi primer encuentro con Marcel Légaut

Thérèse De Scott explica en estas páginas cómo su primer encuentro con Marcel Légaut alumbró en ella una nueva comprensión del concepto de misión; nueva comprensión que, para ella, pasa por saber leer y entender correctamente a Légaut, pero que es algo más: es una relectura de su propia trayectoria.

La misión (en el sentido que se da a este término en estas páginas) es una con el sentido de la vida de un ser humano y, entre cristianos, con el ser discípulo de cada uno. Por eso la búsqueda de la propia misión es casi indiscernible de la fe en sí mismo. A diferencia de la tarea que viene exigida por unas creencias ideológicas (es decir, por la adhesión a un sistema de doctrina), la misión no se puede definir antes de embarcarse uno en ella ni tampoco durante su desarrollo. A diferencia de la función, la misión es absolutamente personal; no es algo exterior y ya establecido que le puedan encomendar a uno; ni es algo que cualquier otro pueda hacer igual en su lugar. A diferencia de los proyectos (de todo tipo) a los que sin duda tenemos que dedicar nuestros días, la misión no espera el éxito sino que apunta a un cumplimiento que, lejos de excluir determinados fracasos, los integra. A diferencia de la acción que desarrollamos en otros órdenes, la misión no es eficaz ni ineficaz sino que su cumplimiento comporta una fecundidad misteriosa; solo perceptible para quien ha empezado a despertar a la fe en sí mismo.

Thérèse De Scott evoca, en fin, su encuentro con un discípulo: Légaut; discípulo que, a su vez, se despertó al sentido de “su” misión gracias al encuentro con otro discípulo: “un modesto sacerdote que fue, sin embargo, un gran creyente, Monsieur Fernand Portal”. Sucesión de encuentros que tejen una "familia espiritual" y que son fermento de sucesivas misiones aunque la forma de ser fiel a la propia misión del más joven acaso lo lleve hasta llegar a “extrañar” al más veterano.

[ Cuaderno de la Diáspora 11, Madrid, AML, 2000, págs. 141-145. ]